Es fácil leer Colosenses capítulo dos y asumir que lo que estaba clavado en la cruz fue la ley de Dios dada por Moisés. ¿ Si eso fuera cierto, cómo se explica las palabras de nuestro Salvador: “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas: no he venido para abrogar, sino para cumplir?”

En nuestra última enseñanza, “Clavado En La Cruz,” se analiza el contexto alrededor de Colosenses capítulo dos y otros versos que iluminan el camino que el Creador nos ha dado para caminar.